Image Hosting by PictureTrail.com

jueves, diciembre 28, 2006

De peluche


Un día cualquiera, pasando con el bus por una gran avenida en la que se aglomeran las tiendas de souvenirs y bazares típicos regentados por gente oriental, me fijé en algo curioso: mirase donde mirase, todo estaba invadido por peluches de llamativos colores. Nuestra sociedad rinde culto al plástico, sí, pero con el plástico se fabrican ingentes cantidades de esos objetos y en cierto modo, nuestra sociedad es la sociedad del peluche.

Y me diréis que esto no es motivo para hacer un post de ello, porque no tiene mucha relevancia, dado que fabricamos miles y miles de objetos innecesarios gastando recursos en ello de forma irresponsable y no son sólo peluches.

Lo curioso de lo de los peluches es qué representan esos objetos…

En su gran mayoría, representan animales. Animales suaves, peluditos, con grandes ojos y miradas inocentes. Animales de todas clases: jirafas, elefantes, monos, perros, gatos, cerditos, ratones, tigres, leones…

Así que, si la gran mayoría de personas integrantes de nuestras sociedad adora a los peluches y estos tienen siempre forma de un animalito, ¿esto quiere decir que adora a los animales?

En cierto modo sí, nos gustan, nos parecen monos. Pero su formato es harto desagradable, ¿verdad? Necesitan espacio, ensucian, huelen mal, son agresivos o huidizos y no se dejan manejar por el ser humano sin tratar de hacer algo al respecto. Por eso, es mejor transformalos en un peluche, que podemos meter en la lavadora y no genera tanto problema…

Y en cierto modo eso es lo que estamos haciendo. Si os dais cuenta, cada vez hay más representaciones de animales por todos lados, ya sean pósters, figuritas, juguetes o peluches. Y cada vez hay menos animales… Porque les robamos su espacio, los asesinamos sin piedad, los condenamos a morir o a no poder reproducirse y vamos almacenando a los más vistosos y en peligro de extinción en multitud de zoos o Terras Natura. Y mientras, vamos gastando recursos en fabricar peluches, unos recursos que, reconozcámoslo de una vez, maldita sea, no nos pertenecen por el mero hecho de que podamos explotarlos de manera más eficiente que otros.

A lo niños les enseñamos a apreciar a los animalitos, les llenamos el cuarto de peluches adorables, jueguetes y cuadros de animales, les enseñamos a ver documentales de la dos (porque es educativo, aunque nosotros no tengamos tiempo para verlos o prefiramos ver los documentales sociales que son Gran Hermano y programas del corazón), los llevamos al zoo, para que vean animales vivos que jamás verán en sus verdaderos hábitats. Los llevamos a la granja escuela y de excursión al campo.

¿A qué niño no le gustan los animales? ¿Qué niño no se siente fascinado por ellos?

Pero a la vez de enseñarles a apreciarlos, les enseñamos a destruirlos. Les enseñamos a comer carne sin ni siquiera explicarles cuan cruelmente llega a sus platos, les enseñamos a que tener varias casas es una gran suerte y que tener más tiendas y bares en el pueblo significa prosperidad, sin hacerles ver lo injusto que es robarle a la madre tierra más y más terreno, sin necesidad alguna y sin explicarles que ellos no podrán llevar a sus hijos al campo, porque no habrá campo.

Y tampoco les decimos que pronto no habrán ni animales de verdad y sus hijos únicamente tendrán peluches.

Me parece triste, muy triste todo esto. Me parece una gran hipocresía llenar el mundo de peluches adorables, sonrientes y cómicos, mientras a la vez estamos masacrando día a día a aquello que representan realmente, que es mucho más complejo y abrumadoramente importante. ¿Cómo podemos dejarnos tanto dinero comprando peluches y no damos ni un duro a proyectos para conservar y cuidar el medio ambiente o a especies protegidas?

¿Cómo podemos rendir culto a un objeto que representa a algo que estamos asesinando cruelmente? Es el colmo de la desfachatez y la decadencia, el colmo.

No pretendo iniciar un movimiento anti-peluches, ni mucho menos. Lo único que espero, es que os déis cuenta de lo que estamos haciendo, porque es realmente deplorable.

Es realmente como si los alemanes de Hitler hicieran fotos, muñecos y figuritas de los judíos que masacraba su líder y los coleccionaran, jugaran con ellos y los vieran “adorables”.

Despertad, joder, abrid los ojos, los peluches son muy monos, pero al mirarlos a sus ojos brillantes de plástico ved tras ellos la realidad de muerte que hay. Y luego cerradlos si no podéis soportarlo, pero al menos, no os privéis de intentar ser quienes sois viviendo en la sociedad en la que vivís, sin hacer nada por cambiarla.

12 Comments:

Blogger Sinkim said...

Kei tienes más razón que un santo, y haces preguntas muy interesantes.

En mi opión la razón principal que explica el comportamiento de la mayoria de las personas es, simplemente, el egoismo y el desinteres por todo lo que no les afecte directamente, a la gente lo único que le importa es que su vida siga igual, y que sus rutinas no sufran grandes cambios.

Prefieren no ver lo que tienen delante de sus ojos, pensar que no pasa nada y que alguien arreglará los problemas que se vayan presentando.

Si hoy en día la gente ya no se preocupa ni por sus vecinos, a los que ve a menudo, ¿Cómo esperas que lo haga por cosas tan poco concretas como el medio ambiente o las otras especies?

29/12/06 14:33  
Blogger Mirian_Deed said...

Así que, si la gran mayoría de personas integrantes de nuestras sociedad adora a los peluches y estos tienen siempre forma de un animalito, ¿esto quiere decir que adora a los animales?

no creo que sea eso. Las personas no es que adoren a los animales (que sí, pero más que adorarlos les da rabia no poder poseerlos sin que se les mueran del asco) adoran la monería y las cosas cucas, abrazables y que desprendan inocencia. Da igual que no sea un osito o un gatito, tu haz un tornillo de tela, le pones dos ojos enormes de plástico, lo llenas de algodón desilachao y le añades una boquita sonriente de hilo y será la cosita más cotizada de las navidades. Por ser cuca, abrazable y pochola, no por ser un animal.

Si bien es cierto que lo que más abunda son peluches de animalitos, ya sea porque de por si son monos y un cachorro de peluche no crece, con lo cual no se vuelve "feo" y "engorroso", o bien por falta de originalidad (si la naturaleza ya hace cosas bonitas pa que vamos a comernos el coco en inventarnos otras).

Este impulso por "la monería" incita al consumismo, con lo cual, vende, con lo cual, se explota. Y mira, mejor que se exploten peluches inanimados que animales reales, que si aborreces a un peluche bien lo puedes regalar a otro niño que le haga ilusión o simplemente dejarlo, que no le va a doler, o al menos importará bastante menos que abandonar a un animal. Mejor que la paguen con los peluches que con los de verdad, que como dices, es lo preocupante.

ah...

Les enseñamos a comer carne sin ni siquiera explicarles cuan cruelmente llega a sus platos

no les enseñamos a comer carne para joder, la gente le da carne a los niños porque el ser humano por naturaleza es un ser omnivoro que come de todo. Otra cosa MUY DIFERENTE es la forma de obtención del alimento, que sí, es jodidamente cruel y una mierda, pero un crío pequeño necesita proteías (o lo que sea) que solo se encuentran en la carne y los padres son los que deciden negarselas o no.
Por supuesto, tampoco hay que negarle la verdad a nadie: si el chaval tras saber todo el embrollo decide no comer carne y se elabora una dieta equilibrada (que se puede, soy consciente), esa será su decisión y será perfectamente plausible, pero si aun niño pequeño que está formando sus defensas le quitas parte de su dieta... en fin, no creo que sea recomendable. De todas formas, no soy muy conocedora del tema y lo mismo un medico puede ofrecer dietas validas vegetarianas para niños.

PD: por si algun vegetariano lee mi comment y siente la necesidad irrevocable de soltar un "PUES YO SOY VEGETARIANO TODA LA VIDA Y NO ME HA PASADO NADA", le diré que mu bien.

(pongo eso porque ya me han soltado un par de veces ese argumento y bueno... como me se la respuesta de memoria... pos la pongo O_o)

30/12/06 15:59  
Blogger Mirian_Deed said...

vale acabo de leer el post de abajo.

"si ha de pasar esto... mejor que sea un peluche"

pos eso.

(es lo que pasa por no entrar en un tiempo, que no te enteras de los post y... en fin, lo que sea... hoy es un día raro xD)

30/12/06 16:01  
Blogger Ahskar said...

Al menos entras... XD

30/12/06 22:48  
Blogger Keirana said...

La de antes era yo, siempre me pasa lo mismo en casa de Ahs XD

30/12/06 22:50  
Blogger Ahskar said...

Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.

2/1/07 23:57  
Blogger Ahskar said...

Ahhh me habias usurpado!!

Bueno, no importa. Al tema.

La gente tiene algo que yo llamaría campo de visión. En general la mayor parte de la humanidad tiene un campo de visión que se limitad a uno mismo y diez metros a la redonda o ni eso.
Su mundo tiene 10 míseros metros de radio, y ni les preocupa ni piensan en que hay más allá de ese mundo. Y si por casualdiad se els dicen hacen oidos sordos, se escudan en argumentos de la consistencia de un castillo de naipes o directamente lo desechan olvidandolo a los 5 minutos...

2/1/07 23:57  
Blogger Pícara said...

Jo, casi consigues que me sienta fatal por ser coleccionista compulsiva y apasionada de peluches.
Pero me gustan demasiado, y es porque reprensentan lo que representan, seres que probablemente jamás veré en vivo salvo en loz zoos.
Y además consuela abrazarlos, carajo -.-

(Y la idea del tornillo de peluche es buena... muy buena...
*Pic va sacando la máquina de coser)

Creo que estoy de acuerdo con Miri en todo.

Tampoco puedes decirle a un crío lo que se hace con los animales y que por eso no tienen una hamburguesa en el plato.

9/1/07 22:44  
Blogger Keirana said...

Bien, no iba a hacerlo pero me temo que algo en mi interior clama por salir fuera un poquito. Veamos:

"no les enseñamos a comer carne para joder, la gente le da carne a los niños porque el ser humano por naturaleza es un ser omnivoro que come de todo. Otra cosa MUY DIFERENTE es la forma de obtención del alimento, que sí, es jodidamente cruel y una mierda, pero un crío pequeño necesita proteías (o lo que sea) que solo se encuentran en la carne y los padres son los que deciden negarselas o no."

"Tampoco puedes decirle a un crío lo que se hace con los animales y que por eso no tienen una hamburguesa en el plato."

Bien, Pic y Miri, dado que me consta que os he hablado de mis motivos de evitar el consumo de carne, me parece que o bien no me he explicado con claridad o bien os estáis confundiendo bastante.

Por si las moscas, me explayaré un poquito para que tanto vosotras como el resto del mundo que me lea, comprenda a qué me refiero con mis alusiones:

En parte se lo debo a Siltha, mi primer contacto ovolactovegetariano, que me hizo abrir un poco los ojos. Sin embargo, a esta, no le gusta la carne (el sabor) y la idea de matar un animal le repugna, sea cual sea la circunstancia.

Yo no me hice "vegetariana" por esos motivos. Yo, gran comedora y disfrutadora de ese alimento,llegué un día y dije en casa: "a partir de ahora no como carne, salvo que tenga una procedencia aceptable".

En principio, la idea de matar un animal para comer, no me repugna ni nada por el estilo. El hecho de que no lo mate yo, sí lo considero bastante cobarde, porque sé que me resultaría costosísimo, aun teniendo mucha hambre dado que adoro a los animales y procuro no matar ni a los mosquitillos de la fruta, si no me van a producir verdaderas molestias. Derivar las cuestiones difíciles en alguien sin `mis escrúpulos y entrenado para ello, me parece bastante cobarde y triste. No me gusta. Pero no me hice vegeta por eso, eso sólo es una opinión al margen que no me parece suficientemente fuerte como para ello.

Dejé de comer carne de la típica, por cómo se trata a esos animales. Empecé a investigar, a ver vídeos de mataderos, a mirar bien mirados todos esos camiones con ovejas apretaditas que pasan en la autopista cuando viajo. A ver imágenes en la tele de cerdas encarceladas sin poder girar ni la cabeza para ver como sus crías se amamantan y ver cómo se las quitan para llevarlas al matadero, sin ningún miramiento. En otras palabras, empecé a oler la sangre y el cruel sufrimiento, aún a distancia. Y mucho más, que descubres si tienes narices a enfrentarte a ello, con lágrimas en los ojos y si estás dispuesto a pasarte el resto del día muy mal, traumatizado después de saber lo que sabes.

Os aseguro, que es aún peor de lo que pensáis.

Supe que no podía seguir comiendo carne que procediera de ese tipo de trato hacia un animal que siente y que es tratado como "alimento". Un animal no es alimento, un animal es un ser vivo que siente.

Los seres humanos somos omnívoros? Bien, sí, la especie humana, así como los chimpancés llevan COMPLEMENTANDO su dieta herbívora con proteínas animales desde que habitan la Tierra. Pero complementar significa que el ser humano cuando por casualidad pillaba a algún bicho, se lo comía. El ser humano no es un depredador. Pero si cae, pos mira que casualidad, que bien, energía rápida.

La abrumadora mayoría de nutricionistas advierte de que nos estamos pasando exageradamente en la toma de proteínas y grasas animales, que no estamos hechos para soportar semejante dieta.

Al margen de ello. Yo no me hice vegetariana por ese motivo tampoco, aunque reconozco que aprender a disfrutar algo que antes odiaba, las verduras, ha sido uno de los mejores efectos colaterales de aquella decisión. Señores, las verduras son el paraíso, cuando uno aprende a disfrutarlas.

Los niños y la carne. En el post, me refería unicamente a explicarles bien de donde salen los animales que va a comerse, no a negársela. Perdonad, pero no sé qué idea de educar tenéis, pero explicarle a un niño a lo largo de su crecimiento intelectual y educativo de donde procede la carne que va a tomar, no sólo me parece tan básico como que que sepa que los tomates no salen de las latas, sino de los campos y del sudor de los inmigrantes. Y son perfectamente capaces de entenderlo y más nos valdría empezar a ser más responsables con la educación y no crear idiotas incapaces de tener juicio propio. La verdad es la verdad, cómo explicar y mostrarla, es otro tema, pero sin duda, puede transmitirse a un niño.

Y siguiendo con esto, quería indicar, que yo SÍ como carne.Y tomo mazo proteínas de origen animal. Yo considero que es lícito comer de vez en cuando carne de animales que hayan sido bien tratados. Porque eso es fomentar que el modo de tratar a los "destinados a ser alimento" sea adecuado. Así que compro pollo de granja, huevos de granja, etc, etc. Aún vivo en casa con mis padres y ellos no siempre están dispuestos a gastarse más dinero en alimentos que sigan esa política. Y yo no me impongo. Es su casa y su dinero. Si ellos comen carne de ternera de origen común, que coman pero yo me hago un plato de arroz con verduras. Yo no quiero fomentar algo de lo que estoy muy en contra y creo que mi pequeña reducción de ese consumo en el mundo,es importante, si la sumo a la de quien piensa como yo.

Y considero que sí, es un lujo comer carne de animales bien tratados, porque vale más dinero que la normal. Pero os aseguro que voy a hacer todo lo posible en mi vida actual y futura, por quitarme caprichos estúpidos de los que todos tenemos (tipo pijadas caras e innecesarias, sean del tipo que sean), para dedicar ese dinero que pueda ir racaneando de mi vida diaria, a fomentar el comercio justo con el medio ambiente.

Porque si todos lo hiciéramos, la competencia acabaría por explotar esa "nueva moda" en auge. Y las cosas cambiarían.

Yo no soy una intolerante ni me creo mejor que nadie. Intento no transigir mis propios principios más de la cuenta, pero lo hago más de lo que desearía y por ello os comprendo. Pero las verdades a la cara, así que, igual que yo sé que soy una hipócrita para muchas cosas y transgredo constantemente muchos de mis principios, sabed vosotros que si os encantan los animalitos,la naturaleza, abrazar a los cachorritos y no sois capaces de soportar vídeos como “Tras su última gota de leche” por lo crueles que son: http://www.defensanimal.org/videos/1.htm y aún sois capaces de seguir comiendo carne que procede de este tipo de comercio, sin tratar ni siquiera de apretaros un poco el cinturón, queridos míos, sois unos HI-PÓ-CRI-TAS, en ese aspecto. No más excusas lastimosas, por favor, al menos, tened las narices de agachar la cabeza y decir “Sí, lo soy”.

10/1/07 18:41  
Anonymous LUFO said...

VALLA, CADA POST TE ADMIRO MAS, CADA PALABRA TUYA ES MUY SABIA, LOS FELICITO POR ESTE ESPACIO Y SIGAN ADELANTE

QUE GAIA LOS PROTEJA TANTO COMO NOSOTROS LA ESPERAMOS PROTEGER...

8/12/07 23:51  
Anonymous Anónimo said...

Algo interezante, reflexion que realmente te invita a poner cabeza a aquello que hacemos todos los dias buscando un fin , un beneficio, y que a la final lo unico que hace es llenar la vida de frivolidades, te podria decir tambien que estas un poco equivocada , que por lo menos en esta pequeña seccion del planeta existe algo que va cambiando que ha echo que mucha gente en especial los mas pobres se preocupen por preservar la tierra que les da el sustento para vivir, yo tengo una fabrica de peluches algo artesanal, y el producto mas bendido curiosamente son unos pequeños ositos con los que contribuyes a una campaña de reforestacion, es impresionante la forma en la que ahora existe un numero significativo de personas que sin dejar de lado lo son ayudan a proteger el planeta , y hacen conciencia a su modo sobre el mundo que quieren dejarles a sus hijos, la verdad me parece que en vez de indignarnos por lo que esta sucediendo, deberiamos tratar de ser parte activa de la solucion, tambien fui parte activa de marchas , de protestas, y digo fui por que ahora dedico mi vida a aportar de manera mas concreta con esta lucha que deberia ser de todos, estaba observando hace ya varios dias que en mi pais se han extinguido un sin numero de especies a lo largo de estos 100 ultimos años la sociedades protectoras de animales financian sus actividades de donaciones creo que es hora de actuar no te parece?

8/4/08 21:18  
Blogger Keirana said...

Sí, claro que me parece... me parece tanto que estoy dejándome la preciada juventud estudiando y enfocando mis esfuerzos y sacrificios en ello.

No obstante y pese a mi sutil crítica que quizá no captes, orientada a lo mucho que me molesta que tras leer un post los lectores del mismo no se interesen por quien lo ha escrito antes de comentar, te diré que me alegro profundamente de tu apertura mental, ilusión y esperanza.

Aun así, he de decir que mi indignación es natural y sana (hasta que empiece a cometer asesinatos en masa) y me mueve a escribir posts como éste que espero que remuevan las conciencias de quienes los lean y que ayudena reforzar ideas y procederes y/o generar nuevas, lo cual, considero que es ser parte activa, como tú recomiendas sabiamente.

Insisto en que yo no sólo escribo posts quejándome indignada y reflexionando, sino que yo ADEMÁS escribos posts quejándome indignada y reflexionando, para transmitir mis ideas a los demás. Y es bien diferente.

8/4/08 21:29  

Publicar un comentario

<< Home

La Madre Tierra sufre en silencio. ¿Te atreves a ser su voz?
Hijos de Gaia
Copyright © 2005 Reservados todos los derechos.