Image Hosting by PictureTrail.com

lunes, mayo 08, 2006

Desarrollo vs Esquilmación

La Comunidad Valenciana es la más importante de España en cuanto a desarrollo inmobiliario y de infraestructuras. “Noticies 9” (Telediario de Canal 9)

En la hora de la comida, cuando coincidimos en casa mi padre, mi madre y yo, solemos ver por la tele Los Simpson (cuando consigo mantener el mando del televisor a mi alcance) o las carreras de motos o coches (cuando lo hace mi padre).

Pero también hay días (no mentiré, son los más) que, como hoy, vemos las noticias. Entre las eternas discusiones familiares, a veces, incluso consigo concentrarme lo suficiente como para escuchar lo que me cuentan desde la pantalla.

Y hoy me ha resonado en el cerebro la frase con la que encabezaba este texto y he levantado la vista del plato para encararme al re-mix de imágenes de gruas, inmoviliarias y datos económicos sobre el bienestar de esta Comunidad. Ha sido inevitable que me inundaran los tristes recuerdos…sobre el descampado (que palabra más fea para denominar a un mísero reducto del esplendor del bosque mediterráneo en estado puro, ¿verdad? parece que se nos cuele el desprecio de las esferas altas por la naturaleza en el propio vocabulario…) de la calle de arriba de la mía sobre el que hace relativamente muy poco, los del ayuntamiento decidieron que era más adecuado (lo cuál siempre quiere decir “lucrativo”, no os dejéis engañar) destinar esos metros cuadrados de pinos y algarrobos centenarios a construir un par de chalets y atravesarlo con una calle más.

Ojalá tuviera una foto del “antes”, pero jamás se me ocurrió tomarla.

Es cierto que en cierta zona de este terreno siempre había basura. La gente es muy cerda, desgraciadamente. Y además, el haber situado los contenedores de papel, plástico y vídrio en esta zona (justo donde empieza la calle y termina el campo) y que la frecuencia de recogida de esos materiales sea insuficiente, propicia que se acumulen desperdicios.
Pero aquí el problema no era ese. Fácilmente podría haberse colocado uno de esos cartelitos tan majos de “Multa de nosecuántos euros por verter desperdicios y escombros” (quieras que no, acojona un poco) y dedicarse a conservar un reducido espacio que, por otro lado, estaba en perfectas condiciones de salud, contaba con árboles muy valiosos por su edad y servía como retrete para muchas de las mascotas del barrio (que dado el penoso nivel de concienciación sobre higiene de los residentes, la mayoría de bastante edad y extranjeros, de esta zona que eso de recoger los productos fecales de sus mascotas… como que no, pues hacía un gran servicio).

Hablemos claro, quizá ese trozo de terreno con 10 mierdas perrunas y 20 árboles no era el rincón más bello del mundo, porque ya se habían dedicado a dejar que se echara a perder y agostarlo hasta decir basta, pero siempre estuvo ahí y era ya, prácticamente la única zona verde que quedaba en mi manzana…

Ahora viene la segunda parte, la de una servidora. Aquellos algarrobos centenarios que hallé una noche (yendo a dejar cosas para reciclar) mutilados, sin rama alguna (que buena leña, ¿no?) en un desértico terreno en el que había jugado, hecho seguimientos de erizos, sacado a pasear a mis perros, ido a leer a mi árbol preferido… me dejó en estado de shock y al llegar a casa, me fui directamente a un rincón a llorar de angustia.
Porque sí, señores, para mí, aquello era una masacre. Una masacre de un hogar y unos familiares que me toca muy cerca.

Los máquinas entraron en aquel lugar, destrozándolo todo, llevándoselo todo por delante, arrancando hasta la última planta y matando a todo aquello que vivía y tenía su refugio allí. Y después de aquel terrible impune atentado, encima, dejaron allí a las víctimas mutiladas, como muestra de la gran crueldad e inclemencia que se gastan.

Fue muy doloroso para mí, espero que podáis imaginar aunque sea mínimamente lo que sentí yo, una persona que siente a los árboles como algo más que meras plantas y a la naturaleza como algo más que un mero terreno donde edificar, al ver aquella atrocidad.

A penas paso por este lugar ahora, a menos que sea realmente necesario y cuando lo hago, bajo la vista y la clavo a suelo, tratando de no mirar…

Pero hoy he decidido tragarme el dolor y enfrentarme a ello, para al menos, denunciarlo por medio de este blog. No sé a cuánta gente llegará, pero para mí, decir todo esto en voz alta ya es hacer algo, y si bien, no me siento mejor con ello, al menos mi alma habrá gritado en voz alta contra una injusticia que la atormenta.

Os dejo las fotos que he tomado hoy y tan sólo una reflexión más, que es la que se me ha plantado en la cabeza y se me ha escapado en voz alta viendo las noticias: “Estamos esquilmándolo todo” creciendo desmesuradamente a costa de lo que tardó cientos de años en surgir de la nada, con esa magia sabia y eterna que ya nadie ve, porque el ser humano está ciego a ella. Y esa magia, que es Gaia, es tan importante y compleja, que ni todos los biólogos del mundo pueden comprenderla, por más que dediquen sus vidas a ello.

5 Comments:

Blogger Siltha said...

Joder, normal que te pongas a llorar, si lloro hasta yo que apenas he estado allí unas cuantas veces... Qué hijos de puta...

Ánimo, niña, que aunque no lo consigamos, seguiremos luchando para que esto no pase. Aún hay gente (poca) que merece la pena en este sentido.

8/5/06 21:23  
Blogger Devioren said...

Dioses, que destrozo... Jolines, cuando lo contaste no me lo pude imaginar.

Sé perfectamente lo que sientes, porque también ha habido árboles que he querido y que han desaparecido de forma violenta, pero así es peor, sabiendo que detrás de ese asesinato hay sucios intereses económicos. Como si nuestras ciudades no fuesen ya lo suficientemente grandes...

Pero bueno, lo de que dice Siltha: no hay que rendirse. Por lo menos, nos seguiremos quejando.

8/5/06 23:30  
Anonymous Anónimo said...

¿Que rabia verdad, que impotencia?
Es increible que los "humanos" seamos capaces de ser tan insensibles, tan miserables, caer tan bajo y un sin fin de malos adjetivos que se me ocurren. Somos capaces de destruir lo mejor que tenemos, siempre por dos razones, que al parecer, para la mayoría,debe de ser muy difícil de evitar "PODER O DINERO".
Lo mas jodido de todo esto, es que todavía, a las personas que pensamos distinto, y que aun valoramos lo mas esencial que tenemos, nuestra gran casa, La Tierra; todavía tienen la desfachatez, de quere verndernos la moto, y querer convencernos de que todo este montaje es un signo de crecimiento y progreso. Puede serlo, pero siempre para los mismos............Me abstengo de poner otros calificativos.
Adelante con vuestras ideas. Felicidades por vuestro esfuerzo.

10/5/06 10:23  
Blogger El Jose said...

Por lo cercano que me toca el tema en lo profesional, me voy a tener que morder la lengua. Pero algunas cosas sí las puedo decir: por ejemplo, que sí es cierto que una de las prioridades del gobierno valenciano ha sido desarrollar el sector inmobiliario muy rápido. Y quien dice valenciano, dice español en general, para qué nos vamos a engañar. La famosa ley de bases reguladoras de régimen local da manos libres a los ayuntamientos, y éstos se lian a construir como posesos por donde les es más conveniente.

Lo malo no es que se construya, sino que al ir cada uno a su bola, no se hace nada bien. Hace poco me encontré con un tío que había diseñado parques urbanos en París dándome un currículum para pasarlo a nuestro servicio de personal. Por mí, lo fichaba ya mismo, pero de momento pinto poco (y menos que pintaré como siga así). Quienes hayan visitado París y estado en alguno de sus parques o bosques me entenderán. Eso es contruir con cabeza: vale, todos tenemos derecho a vivienda y tal Pascual, pero si te pones a construir edificios sin importarte más que la pasta que vas a sacar por ellos, sólo prestas atención a que quepan los más posibles en el menor espacio. Y descuidas el entorno, que al fin y al cabo es lo que dá calidad de vida o como le llamen ahora a sentirte a gusto en tu casa y no como en una puta ratonera.

Si llamaran a gente como al francés del que os hablaba, pues les diría que es importante que cada tantas viviendas exista un pulmón verde, o que el trazado de tal carretera si no por aquí por allá permitiría ahorrar gasolina, o que la altura de un edificio tendría que ser X en relación a la distancia con los demás... pero claro, como no es obligatorio (y cuando lo es, ya se sabe, somos mediterráneos y flexibles)... pues sólo supondría un gasto inútil, porque en el fondo te importan una mierda los que acaben viviendo allí, mientras paguen.

Esas eran las malas noticias.

Las buenas noticias es que nada dura eternamente, y los booms inmobiliarios menos. Más ahora que la peña está con el agua a la altura de las cejas y comienza a ser más rentable construir en los países del Este. El boom acabará si no ha acabado ya ( sí, esto es como la luz de las estrellas, aunque la sigas viendo durante años puede ser que ya se haya extinguido hace la tira). ¿Que cómo lo sé?. Eso no lo contaré por una linea no codificada, que me juego la plaza. Y aunque nosotros no lo veamos, la Tierra es más fuerte que toda la mierda que le podamos echar encima, no tiene prisa, y se recuperará. Nosotros, como tontos que somos, puede que no. Pero eso ya es otra historia, de la que no nos tendremos que preocupar porque estaremos ocupados pasando como podamos la que va a venir tras el boom de los huevos.

Pero si en otros países, que yo llamo civilizados, se lo han montado bien, nosotros no vamos a ser menos. Esperanza siempre queda, y no será por ganas...

10/5/06 16:24  
Blogger Darja said...

la Tierra es más fuerte que toda la mierda que le podamos echar encima, no tiene prisa, y se recuperará

En parte espero que tengas razón, pero mis pocos conocimientos de esa cosa tan compleja que es la vida me dicen que nada podría ser lo mismo después de que pase por encima de ello el huracán Homo sapiens...

Pero en fin, supongo que también somos "parte" de ello, un factor más dentro de la historia, y pasará lo que haya de pasar...

Ehm, y al de arriba, seas quien seas, gracias por los ánimos ^_^

10/5/06 18:59  

Publicar un comentario

<< Home

La Madre Tierra sufre en silencio. ¿Te atreves a ser su voz?
Hijos de Gaia
Copyright © 2005 Reservados todos los derechos.